CONTROL DE CALIDAD:


Uno de los conceptos más usados que define la palabra calidad tiene que ver con algo muy sencillo: la capacidad de un producto de satisfacer al cliente. Ese concepto tan escueto y fácil de entender, en la actualidad está más vigente que nunca. Los consumidores hoy en día disponen de libre acceso a información que les permite hacer de esta frase una meta exigente a la hora de ser cumplida.

La calidad en la carne abarca aspectos importantes para el consumidor que tienen que ver con el olor, sabor, terneza, color, forma, valor nutricional, pero también abarca aspectos ligados a la inocuidad y a la seguridad. Estos dos últimos aspectos se logran mediante la "prevención" aplicando los pilares de cualquier sistema de calidad de alimentos como son los SOP, SSOP y las GMP. En ellos se apoya el "Sistema de Análisis de Peligros y Puntos Críticos de Control" (HACCP) que permite identificar, evaluar y controlar peligros significativos para la inocuidad de cualquier producto.